domingo, 21 de mayo de 2017

Mi tumor canceroso y yo

Me han dicho que me lo tome con normalidad. Que aprenda a decir "Cáncer", como enfermedad, con la misma naturalidad que lo digo como "horóscopo".
Y me está costado mucho.
Me han dicho que, cuando me lo imagine, no le ponga forma de "bicho feo", porque es una célula.
Y que no le ponga nombre, como si fuera un compañero, ni un mote insultante como si fuera un enemigo.
Me han dicho que, de momento, me acostumbre a vivir con él, como el que le sale una berruga en un lugar que nadie ve y nadie tiene que saber que está ahí.
Pero me cuesta mucho...
Me han dicho que es muy fácil "caer en e victimismo", y es bien cierto. Ahora, cualquier que se me acerca y me dicho "Menudo resfriado he pillado", me entran ganas de decirle: "No te quejes que yo tengo un cáncer". Y que todas las enfermedades están por "debajo" de la enfermedad "Reina".
Es como jugar al pocker teniendo una escalera de color. Me sería imposible "borrar" la sonrisa de mi rostro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario